Un ojo crítico en la cuestión vital de cómo financiar una economía oceánica sostenible.

Su objetivo: movilizar una nueva discusión sobre cómo el capital y el sector privado pueden impulsar una inversión escalable y sostenible en el océano.

La transición de una economía convencional en el océano a una economía "azul" o sostenible podría ser una buena oportunidad económica y de inversión, si se hace correctamente. Los riesgos y desafíos son considerables. Se está iniciando una nueva e intensa fase de actividad económica en el océano, pero la ciencia advierte que los mares están enfrentando presiones sin precedentes por parte de de los seres humanos y que el tiempo para salvarlos se está agotando rápidamente. Por lo tanto, la idea de la economía azul puede estar en riesgo antes de que se haya establecido adecuadamente.

Sin embargo, hay de empresas con visión de futuro, grupos de la industria, científicos, gobiernos y defensores de los océanos que pongan sus mentes en la cuestión de cómo hacer que la economía azul se convierta en realidad. Llevar estas industrias azules emergentes a gran escala es una tarea urgente y requiere visión, buen gobierno, cambios en la regulación y el comportamiento y, por supuesto, grandes cantidades de capital. En el sector público, la transición entrañará gastos recurrentes considerables en la reforma institucional y reglamentaria y en la capacidad de vigilancia y cumplimiento. Los inversionistas del sector privado tendrán que desarrollar una mayor conciencia de las oportunidades y los riesgos involucrados en la nueva economía azul.

En esta 4ª Cumbre Mundial del Océano, ponemos un ojo crítico a la importante cuestión de cómo se financiará la economía azul. ¿Qué tan grande es la oportunidad? ¿Cuáles son los riesgos involucrados? ¿Qué es la inversión sostenible en el océano? ¿Qué tipo de marcos de inversión podrían ser necesarios? ¿Qué capital está disponible y cómo se puede ampliar?

Para saber más y consultar la agenda, visita: World Ocean Summit 2017, by The Economist.

RECOMENDAMOS